Poemario: Ágata Enamorada

No hay comentarios

ÁGATA ENAMORADA

 

Es un poemario paralelo o atemporal, ya que el amor entre Ágata y Fausto se desarrolla en un tiempo molecular en donde pueden existir o no, ante los ojos de cada lector, un amor que no les pertenece y que se aferran en rememorar cada vez que encuentran en los pasadizos paralelos de la vida o de la muerte, el cual es infinito y que gira en la ruleta, por tanto, no tiene principio ni fin.

“Es un rompecabezas sin terminar, que le falta una pieza y que solo tu nombre puede llenar mi corazón, si a ti escribo…le faltan páginas de tus manos a mi libro, llamado vida, es a ti que invito a terminar este poema…”

 

Esta relación entre Fausto y´ Ágata, fue la idea de otro Poeta, Eduardo Farias, que me invito a ser partícipe de la contestación a sus poemas siendo la voz de Ágata al personaje de Fausto, pero, así como el amor de los personajes, nuestros poemas se perdieron en el túnel del tiempo, por lo que cada uno quedo con una parte del libro a la espera de que algún día, se reencuentren en un solo libro.

Por lo que cada uno tiene los respectivos derechos de los poemas.

 

 

ÁGATA

 

Fui consumida por las páginas del libro de tu memoria,

Pero a la vez fui atrapada, por la imaginación de tus encantos,

Atravesando desiertos y el sol que me quema,

Oh mojando mis pies en la lluvia.

Si, los dibujos en sepia que hiciste para mí,

Se los llevo la puerta, La cual no alcanzamos a cruzar,

 Si, tienes razón, Intuyes mi oscuridad y estas triste Es cierto que, al verme a los ojos

, Vez girar al mundo cómo un loco Contra el reloj del dolor.

Aun así, nuestros versos a la luz de Ágata Son tuyos y son míos e Indecisos,

 Que solo se aseguran de nacer y crecer En los pasajes imaginarios que buscaremos,

 Ríes al contacto con el agua Y sufres cuando el fuego es el que amenaza Al borrar nuestras letras, consumiendo cada página.

 La Proa se hunde, el mar nos lleva en la tormenta, Quieres alcanzar mis manos,

 de un batallón de intentos,

 Mientras la carta de navegación nos condena, Ante un huracán de mástiles caídos,

Ya las velas no alzan al viento, más mi vida en vilo,

 aun con las manos mojadas y mis cabellos al viento, Anhelas llegar a mis brazos,

Entre tanto y tanto En el último minuto antes de caer, En los roqueros, sin soltar de mi cuerpo el crucifijo envuelto.

 Me alcanzas.

LA ORQUESTA DE ÁGATA

Descanso, para las cuerdas no quieren tocar sus notas,

Tampoco quieren acallar al silencio La orquesta es un paisaje de lo siento Las notas se rebelan.

 Ya no hay armonía en mi guitarra Y en tú violín menos.

Las melodías no tienen camino Unas meras notas se detienen en mi espalda Haciendo cosquillas en mis costillas.

Pero, decaen ante una herida y el áspero sonido de un trombón caído La flauta,

el piano y la trompeta han sido encerrados.

 Ya no queda más que dos baquetas De un xilófono enano,

Los músicos se han ido Y la fiesta entre Ágata y las notas ha comenzado.

 Por cierto, estas cordialmente invitado…

EL GALEÓN DE ÁGATA

Ya estoy sentada

 Y no diré tu nombre para evitar que mueras

 Te despertare diciendo de algún otro,

No es un sueño, es una pesadilla

Que atraviesa nuestras almas.

 Llenándonos de dolores.

Tomare de tu mano y con corrector borrare tu destino de locura,

Apretare tu pecho para que vuelvas,

 Te daré respiración de mi boca con el contar de los números,

No dejare que salga de su jaula el ave traicionera de tu alma,

 Para llevarte junto a la muerte

 Regresa y escucha mi voz.

 No rezongues que no te llamo,

 Es a ti a quien busco, solo vuelve,

 Está bien escribiré,

 Ya lo prometo no insistas No será solo aquí,

 será después y en un mañana,

 Ante el reflejo del espejo,

Solo necesito uno para admirarme

 Y ese eres tú.

  Ema Ojeda Osorio

EMILU BRETT

¡Alto, policía!

¡Alto, policía!

La última palabra es ahora.

De atravesar una bala en el pecho.

Y la satisfactoria imagen del asesino huyendo. entre las calles

una sonrisa.

Un policía más a muerto.

 ¡Alto, policía!

Aun con la energía agónica de estar herido

Las sirenas anuncian la persecución de la noche

la bala en la espalda

La sangre se esparce

Un criminal más a muerto.

Entre la noche, las sirenas, las luces y el silencio…

 

LA DIFERENCIA.

 

 

 ¿Qué es cuerpo y muerte? La diferencia la hace la bala que atraviesa la carne, un segundo por un segundo, el ardor y el olor a pólvora son la misma cuestión, dolor, la sangre que sale del vientre regando el suelo, antes de caer abatido ante el enemigo. Pero existe el héroe desconocido cargando sobre sus hombros mi vida y la de cientos a veces injustamente ofendido y odiado, por otro defendido, pero esta cuando amanece y se esconde el día no importa la ropa que carga el cuerpo llevas al cinto el destino de la vida y la muerte ¿cuál es la diferencia? Entre ladrón y policía, si llevan un arma, la diferencia es el dueño la mano que la carga ¿e s que no lo ves? Es ahí donde está la diferencia.

LOBO 

EL ENCANTO DE UNA DESILUCIÓN

Por Emilu Brett

Es un pequeño poemario, que refleja la pérdida del amor, de ese amor que crees de verdad pero que no es correspondido, del que te quema el pecho ante el fuego húmedo de las lágrimas. En ese instante que crees tener la culpa, pero al final jamás ha sido tuya.

 

LOBO

Lobo. Te he herido con mis palabras como balas de plata.

Sangra tu pecho y cuerpo adolorido

Lobo de poder cambiar el tiempo

Pondría un puñal en mis manos

Antes de cometer tal delito.

Me duele y arrepiento

Pero no sé cómo curar este dolor

Si no dejas que mis manos te toquen

Te erizas ante mi presencia

Lobo aquellas balas han dado de rebote en mi alma y las

piedras golpeando mi pecho Mi voz a enmudecido con tu

ausencia

Lobo. Lobo te he perdido

Y me arrepiento a pesar de que a lo lejos te pudiera ver me

conformaba con eso.

Lobo. Lobo entiendo que no quieras mi presencia

Aun ante el sonido del rio y la gema de Agatha que

ilumina mis ojos al sentir tus aullidos.

Déjame la oportunidad de curar con mis manos tu herida.

Aun así, me arriesgo a tu mordida haciéndome sangrar.

Lobo sé que desapareces cuando quieres soledad te

refugias en los bosques. En la cima de una montaña para

mirar el riachuelo.

Lobo. Miras el volar de los pájaros y mariposas

 El vaivén de loa álamos altivos. Así como tú.

Ves correr a la niña hecha mujer por el prado el salto de

los conejos

La observas sin reparo y lentamente te acercas.

Reniegas de caer en el embrujo de hechiceras pero

disfrutas del encanto de aquella hada.

Que se mescla con la naturaleza

Que es tan tuya y distante

Inalcanzable.

Te conformas con su aroma

De violetas

Vez su pelo revuelto por el viento.

Y correr por encima del suelo.

LA RAZÒN, DE PORQUE TE QUIERO

Lobo, ¿Porque te quiero?

En la caída de las hojas

Con el ruido del trueno

Pues, tu solo sabrás cuanto te quiero

Al caer el día y en las mañanas el cantar de los pájaros una dulce melodía.

Lobo, ¿Porque te quiero?

No necesito de razones

Aun así, me has hecho vivir de ilusiones de porque te quiero

Ni el arcoíris más hermoso tiene la pasión y los colores de tus ojos

Lobo, ¿Porque te quiero?

Lobo eres la sombra que conduce mi camino.

Eres el lobo blanco y negro que se cruza en mi destino.

Aun no comprendo las razones, Lobo, ¿Porque te quiero?

LOBO MALO

 

¡Lobo malo! ¡Lobo malo!

 haces que mi corazón espere tu

presencia cada día que llenas con nostalgia y paciencia

Dejándome anclada a tu recuerdo

Y tus ojos clavados en esta soledad

Una espera agridulce que no se termina con cada visita

de tus pasos.

Lobo malo. Malo lobo.

 ¿Qué haces para que mi corazón se

quiera consumir en el fuego?

A cuentagotas tu presencia sigilosa.

Oculto entre los árboles del bosque

Que los demás no descubran tu existencia.

Siendo mis ojos cómplices del silencio y callando mis

labios

Cuando mi corazón late a tu prisa.

Lobo. Lobo malo.

¿Qué has hecho de mí?

 De que comience y termine el día

pensando en ti.

ME PERDÍ EN TI.

 Me Perdí en ti cuando dentro de mis pensamientos te vi, Aprendí, que los días y las noches son más hermosos, Que el olor a las flores, tienen color de rosa. Me perdí en ti la primera vez que te vi Alucine, la frescura de tus besos, y la ternura de tus abrazos. Me perdí en ti, Cada minuto con que cuenta los días Las horas son solo memorias, Despiertas Que laten al ritmo de mi corazón. Me perdí en ti. En ese ensueño de amarte De tenerte a mi lado ¡Lloro! ¡Grito ¡Al reconocer que no te tengo! Que he perdido.

RECORDAR AL VERTE

 

 Recordar al verte, que los años pasan, Al caer las hojas, al llegar la primavera cómo así, el color de tus cabellos, Oh el brillar de tus ojos, Aquella sonrisa, hoy es una sombra, Y tu mente imaginaria es un olvido de recuerdos. Fue un amor que nació como un relámpago. Pero olvidarte fueron años Que la distancia aplaco, Pero basto un segundo al mirarte, Los recuerdos, mis recuerdos avanzaron. Las preguntas nacieron y las respuestas tardaron Al sonido de mi corazón Que calmaron con cada respiración, Eres un golpe de recuerdos en mi mente, Que no me dé dejan pensar, Mas ya no eres aquel hombre, el cual ame, Pero a pesar del tiempo Los grandes amores de niña No se olvidan, sino que son un lindo recuerdo.

Entrada anterior
Ficha de Personajes Cargo 18

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Tienes que aprobar los términos para continuar